Novedades introducidas por la Ley 31/2015 de 09 de septiembre: Autoempleo y promoción del trabajo autónomo

Esta Ley, que entrará en vigor el próximo 10 de octubre, modifica y actualiza la normativa en materia de autoempleo, así como adopta medidas de fomento y promoción del trabajo autónomo y de la Economía Social, especialmente poniendo en marcha nuevos mecanismos para impulsar el mismo, ya sea de manera individual o colectiva, o eliminando la barrera de la edad en la posibilidad de compatibilizar el paro con el trabajo por cuenta propia.

A continuación, se destacan sus aspectos más relevantes:

  • Eliminación del requisito de trabajo personal para poder beneficiarse de la denominada “tarifa plana para autónomos”. Con ello los autónomos, tanto los que ya estuvieran disfrutando de esta medida, como aquellos que causen alta en el RETA, podrán contratar trabajadores sin perder dicha bonificación.
  • Se detalla la cuota a ingresar por el trabajador autónomo que se acoja a esta “tarifa plana” fijándose no como un porcentaje, sino como una cuantía fija y estable. Esta medida está dirigida aquellos autónomos que causen alta inicial o que no hubieran estado en situación de alta en los últimos 5 años en el RETA, en el caso de que opten por cotizar por la base mínima que les corresponda. Durante los primeros seis meses de actividad será de 50 € (periodo ampliado hasta los 12 meses en el caso de personas con discapacidad, víctimas del terrorismo y de violencia de género).

 

Los autónomos podrán contratar trabajadores sin perder su bonificación de “tarifa plana”.

Aquellos que no opten por la base mínima que les corresponda, esta tarifa plana seguirá dividiéndose en los tramos de reducción del 80% (6 primeros meses), del 50% (siguientes 6 meses), 30% (3 meses siguientes) y otro 30% (en los correlativos 3 meses), completando así un periodo máximo de 18 meses.

  • Se prevé la posibilidad de que el trabajador autónomo económicamente dependiente (TRADE) pueda contratar a un trabajador bajo la modalidad de contrato de interinidad, durante un máximo de 12 meses, en ciertos supuestos de conciliación de la vida familiar y laboral (maternidad, paternidad, riesgo durante el embarazo o lactancia, o cuidado de hijo menor de 7 años o de persona discapacitada).
  • Eliminación del requisito de no tener empleados a su servicio para beneficiarse de la bonificación del 100% de la cuota de cotización a la Seguridad Social por parte de aquellos trabajadores autónomos que concierten un contrato de interinidad para sustituir sus periodos de maternidad, paternidad, riesgo durante el embarazo o lactancia, entre otros.
  • La nueva Ley amplía también la bonificación a los familiares colaboradores, ya que, además de la actual bonificación durante los primeros 18 meses del 50% en sus cuotas, podrán disfrutar durante los siguientes 6 meses adicionales de una bonificación del 25% de sus cuotas.
  • Se amplía el periodo de suspensión de la prestación por desempleo. El cobro de esta prestación se podrá reanudar hasta cinco años después de haber iniciado la actividad por cuenta propia. Para ello, si se solicita transcurridos los primeros 24 meses se deberá acreditar concurrencia de causas técnicas, organizativas, de producción, fuerza mayor, perdida de licencia administrativa o extinción del contrato entre el TRADE y su cliente principal, entre otras.
  • Se extiende la posibilidad de compatibilizar trabajar por cuenta propia y cobrar la prestación por desempleo durante 9 meses a los mayores de treinta años.
  • Posibilidad de capitalizar hasta el 100% de la prestación por desempleo para destinarla a la inversión, eliminando de este modo la barrera de edad existente hasta la fecha. Si con dicha capitalización se pretende realizar una aportación a una entidad mercantil, se requiere el control efectivo de la misma.
  • Se establece un nuevo incentivo para el supuesto de contratación de personas en situación de exclusión social por empresas que no tengan la condición de empresas de inserción ni de centros especiales de empleo, cuando dichos trabajadores han prestado sus servicios para una empresa de inserción.

De esta forma, las empresas ordinarias verán ampliada la bonificación prevista actualmente a 1.650 € el primer año (137.5 €/mes), frente a los 600 € previstos en la actualidad (o 500 € en caso de contratos temporales).

  • Se reconoce a las Empresas de Inserción y a los Centros Especiales de Empleo como entidades prestadoras de servicios de interés económico general. Con ello se amplía a 500.000 € la cuantía que pueden recibir en concepto de subvenciones en un periodo de 3 años.
  • Con el objetivo de facilitar la incorporación de nuevos socios a las entidades que forman parte de la Economía Social se amplían las bonificaciones. De este modo para mayores de 30 años, 35 en caso de discapacidad igual o superior al 33%, se crea una bonificación de 800 € al año durante un máximo de tres. Para los menores de 30 años, la cuantía de la bonificación se amplía a 1650 € durante el primer año.

Descargar - Ley 31/2015

Los comentarios están cerrados.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies